viernes, 12 de julio de 2013

Peligrosísimo sexto encierro de San Fermín 2013, con la ganadería El Pilar

El encierro de la ganadería salmantina deja tres heridos por asta

 Un toro rezagado se ensaña con un mozo caído en Estafeta


Sigue San Fermín en directo






Los toros de la ganadería de El Pilar dejan un peligroso encierro con tres heridos por asta de toro y tres contusionados en San Fermín 2013


Los toros de El Pilar protagonizan un peligrisísimo sexto encierro en San Fermín 2013EFE/Jesús Diges








ANA B. G. FLORES / (CON COMENTARIOS DE JAVIER SOLANO) 

12.07.2013 - 08:21h


El sexto encierro de sanfermines con toros de El Pilarha sido muy peligroso, violento y complicado con tres heridos por asta de toro, uno en Estafeta y otros dos en la parte final del recorrido en Telefónica y en el Callejón, según han informado los servicios de emergencia de Pamplona.


Uno de los momentos más dramáticos se ha vivido cuando un toro negro, suelto, y rezagado se ha ensañado a la altura de la calle Estafeta contra un mozo caído en el suelo.


El joven ha recibido varias embestidas y ha tenido que ser arrastrado por varios corredores para librarle del peligro.


El herido de Estafeta, que responde a las iniciales  D.M.V. y es de Castellón, sufre tres heridas por asta, dos en la  ingle derecha y una en la pierna izquierda y ha sido trasladado al antiguo Hospital Virgen del Camino, según recoge Europa Press.


Otro de los heridos es un estadounidense de 20 años, P.E., que ha sido trasladado desde el tramo de Telefónica con una herida por asta de toro en el abdomen.


J.M.B.C., de Barcelona, de 42 años, ha sufrido dos heridas por asta de toro en el brazo derecho y su pronóstico es menos grave.







La carrera, que ha roto la racha histórica de cinco encierros sin cornadas que no se vivía desde 1976, había comenzado muy rápida cumpliendo con la fama de veloces de esta ganadería salmantina, aunque el comportamiento del astado descolgado la ha convertido en la más larga de estos sanfermines con una duración de 4 minutos y 56 segundos.


El encierro ha arrancado con normalidad después del cohete aunque después de unos segundos, un toro castaño rojizo ha tomado la delantera a velocidad vertiginosa y ha lanzado derrotes a los mozos situados en la margen izquierda, uno de ellos ha recibido un puntazo en la Cuesta de Santo Domingo.


El morlaco adelantado ha recuperado el ritmo y se ha unido a la manada guiada por los cabestros que ya comenzaba a estirarse.


Con mucho riesgo la torada ha atravesado la plaza del Ayuntamiento aunque ya empezando a dividirse en varios grupos. Después, ha enfilado la Curva de Estafeta, con tres cabestros y cuatro toros en cabeza, otro bravo a unos metros y el sexto, el que causaría el mayor peligro, ya comenzando a rezagarse.


Momentos de angustia en Estafeta



A mitad de la calle Estafeta, este morlaco de nombre 'Langostero' ha arremetido contra un grupo de corredores y ha perdido el equilibrio y, al levantarse, cuando parecía que iba a continuar su recorrido, ha conseguido alcanzar a uno de esos mozos, lo ha tirado al suelo y le ha corneado durante medio minuto de angustia.







Los mozos y los pastores que le circundaban han intentado quitarle de encima al toro, que una y otra vez volvía sobre el corredor, al que practicamente arrancó la ropa, hasta que finalmente, incluso agarrando del rabo al toro bravo, han logrado que éste desviase su atención del joven y continuase su camino.







Encierro accidentado



Poco a poco, ha enfilado el último tramo de la calle, siguiendo las llamadas de los corredores, que este viernes han sido esenciales para evitar peores consecuencias, aunque la actitud del toro ha continuado causando problemas.


Así, al llegar a Telefónica el animal ha embestido de nuevo contra los mozos, al menos uno de los cuales ha recibido un puntazo aquí, cerca del vallado contra el cual ha arremetido en varias ocasiones, según recoge EFE.


El toro se ha parado, se ha girado y ha vuelto a ser reconducido por los mozoshasta llegar a la entrada de la plaza, donde le esperaban los dobladores, que le han conducido ya sin incidencias hasta corrales.